Archivo de la etiqueta: aplicación

QR, más allá de un link

Lo cierto es que cada vez me gusta más esto de los códigos QR (o BIDI) como herramienta para enlazar desde espacios físicos a sites online, sinceramente es mucho más cómodo y rápido esta forma a tener que teclear letra por letra la URL concreta desde tu smartphone.

Pero lo que más me empieza a llamar la atención es ver la facilidad con la que se puede adaptar estos códigos a cualquier tipo de acción. Si hace poco más de un año la agencia creativa JESS3 nos presentó unos diseños increíbles basándose en estos códigos, hace poco DDB México para Volkswagen nos demostró que incluso con palés de fruta se puede hacer un QR que funciona (podéis probarlo con el vídeo). De esa primera acción -de la que tengo constancia- a la de los palés ha habido cientos de acciones por medio: street marketing con Bidi (como la acción Monmouthpedia), códigos customizados por marcas (Adidas o Guinness), arte urbano, etc…

Habrá que ver cómo respira esta herramienta ahora que la gran mayoría disponemos de un juguetito smartphone con posibilidad de leer estos códigos, pero parece que además de ser atractiva puede tener mucha utilidad.

Para los que aun podáis leer códigos BIDI tanto para Android, como para IPhone y Blackberry hay aplicaciones gratuitas.

Anuncios

Toy Toyota, creatividad en aplicaciones móviles

Después de un festival se suelen sacar conclusiones de cómo está la situación de la publicidad tras cononocer el palmarés. En estos días esta siendo el festival del Cannes, y muchos ojos están puestos en la creatividad enfocada a móviles.

Está claro que no son nada nuevo las aplicaciones para móviles, pero hay reconocer que hasta hace relativamente poco los smartphones no estaban al alcance de todos.

Dentro de este hueco, he descubierto una aplicación para niños -con opciones en Cannes- que me ha encantado: mientras tu conducces, tu hijo/a puede jugar a un videojuego similar al Mario Kart que -y aquí viene LA diferencia- recorre un circuito igual al trazado que estás conduciendo tú. Efectivamente, la app reconoce por GPS (u otro sistema de geolocalización) la ruta que estés realizando y la proyecta en el móvil a través de unos gráficos divertidos e infantiles.

Si la creatividad en móviles va por buen camino nos lo dirá Cannes… y el One Show, D&AD y demás festivales.

Piictu, olvida las lestras, habla con fotos

De momento (y como de costumbre) sólo está para IPhone, los androides aún tendremos que esperar un poco (aunque en principio no mucho).

Antes que nada hay que dejarlo claro, Piictu no busca ser la competencia de Instgram, se posiciona al nivel de Facebook o Twitter, ya que según sus creadores es una red para hablar y comunicarse, pero “a través de las fotografías. Éstas permiten establecer una red donde todos responden de la misma manera: con imágenes”.

Por tanto, y según mi primera -y humilde- impresión, no parece ser una red como Flickr o Instagram donde los usuarios pretenden mostrar sus destrezas con las cámaras, sino una red donde la comunicación y la interacción de los usuarios se basa en eso, en FOTOS.

De momento acaba de implantarse -como aplicación-, habrá que esperar muy posiblemente unos meses a ver los primeros cambios y su verdadera utilidad.

La Casera Rue del Percebe

Con Ibañez hemos topado, genial campaña off y on line de La Casera creada por Grey que, utilizando los personajes del genial Ibáñez y bajo la dirección de Javier Fesser, han rodado un spot que no tiene desperdicio. Eso en el tema off, porque en la red han montado una web completita donde puedes meterte en cualquiera de las casas de los inquilinos de el 13 Rue del Percebe, en cada una de ellas encontrarás diferentes sorpresas y regalos, casi todas ellas relacionadas con La Casera claro. La más curiosas y llamativa -al menos para mi- la aplicación para Facebook (yes, social media sin parar=) Apercébate, se parece muy mucho a las que ya hay de los Simpson y Pocoyó, pero ¿existe algo mejor que parecerte a uno de los personajes de Ibáñez? NO, no hay nada mejor.

Como dato curioso, en el spot sale el piso donde vivía el científico con su “hijo” Frankestein -inventado por él- ¿Sabíais que esta viñeta tuvo que desaparecer del edificio por la censura franquista? En aquella época nadie salvo dios podía crear vida (fuente: Mortadelo y algo más )